READING

L’ Olive : amor por la cocina honesta y real

L’ Olive : amor por la cocina honesta y real

L’Olive

Entrar a L’Olive es volver a la  gastronomía mediterránea de siempre; aquella simple pero deliciosa en la que huyendo de refinados y florituras el verdadero protagonista es la materia prima de la mejor calidad.

En este  alegre chaflán del Eixample – que reconocerás por sus toldos verdes- , un espacio ecléctico dividido en diversas  zonas nos da la bienvenida. Al entrar a su agradable recibidor  apetece pedir un cóctel y disfrutar de la espera observando el ajetreo de su cocina abierta al público. Como si de un mercado se tratara ante los ojos del cliente se exponen frutas y verduras de temporada, el pescado más fresco u hortalizas. Productos que, con cariño y habilidad, son tratados por sus cocineros hasta convertirse en uno de sus  apetitosos platos.

Mucho se habla estos días de la comida real de la que somos fieles defensoras pero, ¿sabéis realmente de qué se trata?  Este concepto de primeras tan vanguardista no es más que la filosofía de la cocina de antaño  en la que se huía (por la mera falta de existencia de los mismos) de la utilización de productos previamente refinados.  Pero no nos engañemos, la búsqueda de la simpleza en las recetas  supone la complicada tarea de que la materia prima utilizada tenga que ser  la de mayor calidad. Aquí no hay disfraz que valga.

Siguiendo esta máxima y conservando los valores de honestidad , calidad y servicio impecable -que hacen de éste un espacio de referencia,  L’ Olive vuelve a pisar fuerte con ilusiones renovadas.

Sentados en su patio de luces nos enfrentamos a la complicada elección de qué probar. Cuando todo te apetece y el hambre aprieta ¡la tarea se complica!. Para nuestras suerte miles de opciones que se adaptan a cualquier alergia y paladar.

Como ya habíamos adelantado , aquí se venera el buen producto y su justa manipulación. Entre nuestros favoritos: la ensalada de tomates con cebolla tierna y bonito,  las verduras de temporada a la brasa (cocinadas de forma espectacular), el pulpo o el tataki de atún … y un imprescindible la tortilla abierta con gamba roja o rossinyols ¡sólo si es temporada!.

Una cocina fresca, actual, sin intérpretes que nuevamente confirma porqué lo de siempre nunca pasa de moda. Sin duda, L’Olive sigue siendo un valor seguro en la ciudad condal.



RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INSTAGRAM
UN POCO MÁS SOBRE NOSOTRAS