KAK KOY: asian honest food

El más benjamín de la familia Shunka  se llama KAK KOY, nació hace dos años dispuesto a dar mucha guerra y no quedarse pequeño ante la sombra de sus afamados hermanos mayores. 

Restaurante japonés y sushi (básicamente, pescado crudo) algo que no conseguimos desligar a pesar de todas las variantes de la cocina nipona que hay en la ciudad: ramen, shoropos, buns,  pastelerías especializadas. Por si no había quedado claro, ¡hay un mundo más alla de nos makis, los niguiris o el sashimi! Y para confirmarlo, esta nueva ola a la que nos subimos hace tiempo y de la que no queremos bajar. Ya lo vaticinaba Carlota Akaneya, ya os hablamos de la misma con la apertura de Robata  y ahora os volvemos a poner en la honda con Kak Koy: la brasa japonesa o “robatayaki” ha venido para quedarse y nos declaramos absolutas fans.

Pero ya sabéis lo quisquillosas que somos pare recomendar un restaurante, ¿por qué Kak Koy?

Casi nos perdemos al querer encontrarlo. Para almas despistadas como nosotras, un consejo: por esta zona del Gótico volveros un poco aventureros, dejaros de intentos porque no funciona  el maps (esa “maldita” app  a la que he convertido en muleta de la “mala orientación”,  ¡Si Colón levantara la cabeza!). Optar por el clásico “preguntando se llega a Roma” y conseguiréis dar con el local. Otro dato: no tiene nombre en la puerta y como todo lo “canalla”, esto hace que nos atraiga más. Ante tus ojos una especie de Izakaya, medio mercado  japonés… No sabríamos identificarlo, pero el local tiene un rollazo que solo al atisbarlo vas a querer entrar. Nos gusta ver a los cocineros manos  a la obra y aquí tenemos espectáculo para rato: la mesa del cocinero se convierte prácticamente en la tuya. Uno de los cocineros canta los platos y los cuchillos empiezan a trabajar.

Aquí se viene a tapear en grupo y a compartir. No es que seamos muy amigas de dejar que nos cojan del plato (más bien ¡no lo intentes!) pero cuando hay tantas cosas apetecibles más vale probar cuantas más mejor.

Productos de primera (el mejor atún probado hasta la fecha en la ciudad), de temporada, platos equilibrados y como resultado la fusión perfecta entre Asia y el Mediterráneo.

Pidas pulpo, calamar, ostras…  solo con verlos tus papilas gustativas empezaran a funcionar. Y ¡ojo con las verduras! Poco a poco vamos descubriendo sitios donde las saben cocinar manteniendo su sabor y propiedades y éste es uno de ellos. Los guisantes (ni te los imaginas así) y la berenjena son un SI O SI y doble ración ¡por favor!

El postre, no somos objetiva, nos pierde el té verde pero haciendo una excepción cualquiera que pruebes acertarás.


RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INSTAGRAM
UN POCO MÁS SOBRE NOSOTRAS